Fachadas sostenibles y que mejoran la Eficiencia Energética

Los constructores de edificios han llegado a la conclusión de que: «la clave está en las fachadas». A parte de ser la cara visible de la construcción, les permite emplearlas como una herramienta funcional y que contribuye a la sostenibilidad y funcionalidad de la edificación. A través de diversas formas arquitectónicas consiguen una mayor radiación solar, con un perfecto equilibrio en la climatización interior, tanto en invierno como en verano.

Bilbao ha sido uno de sus primeros objetivos, donde la empresa Inasus ha diseñado la fachada del nuevo edificio del consistorio bilbaíno. Dicho diseño está centrado en mejorar la eficiencia energética, cuidando la estética y creando una imagen de futuro.

El proyecto consta de un revestimiento con una vistosa estructura de cristal dotada de una extensión de 7.000 metros cuadrados.

«Nuestras líneas de actuación se centran en ofrecer un diseño estético pero que conjuga la confortabilidad y funcionalidad, lo que nos ayuda a ofrecer un diseño a la medida de cada edificio», indica, Alberto Cuiña, adjunto a la dirección de la firma y uno de los responsables del proyecto bilbaíno.

En el caso de la nueva sede administrativa del Ayuntamiento de Bilbao, los responsables de la empresas subrayan que las principales innovaciones aportadas a este edificio se pueden resumirse en un mayor ahorro energético en la gestión del inmueble. «Aprovechan la incidencia solar a través de unos vidrios especiales que contribuyen a la reducción del uso de la calefacción en el interior, pero aportando una belleza estética», aseguran los responsables del proyecto.

«Se trata de una fachada ventilada que impide la generación de calor procedente del calentamiento de la luz solar, pero su aspecto novedoso es que logra que no se reste ni un ápice la llegada de la luz al interior».

El fin del diseño no es otro que obtener un mayor ahorro energético gracias al aprovechamiento de la luz solar y así evitar la utilización de equipos de calefacción innecesarios. Según sus estimaciones, pueden conseguir reducir hasta un 20% la factura anual.

Por último, la fachada cuenta además con dispositivos LED encargados de iluminar la parte exterior, con una luz sostenible y que rebaja también el consumo eléctrico.

Fuente: El Mundo

 

No hay comentarios aún... ¡Se el primero en dejar una respuesta!