Una ‘cometa’ que pretende revolucionar la Energía Eólica

Makani Airborne: Un nuevo concepto de generador eólico

Volar una cometa a menudo se considera un juego de niños, pero el concepto puede hacer que la energía eólica sea más barata y más fiable que nunca. Un grupo de investigadores planea convertir la idea de volar una cometa en una turbina de viento que sea más ligera y más potente que las turbinas de viento tradicionales.

Si alguna vez has volado una cometa, ya sabes la fuerza que genera el viento a esas alturas. ¿Qué pasa si el mismo concepto se aplicara para aprovechar la energía eólica? ¿Podrían ayudar a resolver la intermitencia, la ubicación, y los problemas de costos que han puesto un freno a la energía eólica?

La turbina eólica Makani Airborne se trata de un diseño que combina el kite surfing con las turbinas de viento tradicionales. Su objetivo es lograr el mismo movimiento de una turbina, pero sin la estructura misma. Una turbina eólica convencional de 1 MW puede llegar a pesar más de 100 toneladas, pero la turbina Makani sólo utiliza un ala de fibra de carbono y rotores de peso ligero.

La compañía dice que su sistema de turbina de 1 MW tendrá un peso de la décima parte y tiene un precio de instalación de la mitad de una turbina normal, pero con la misma potencia nominal y el doble de consistencia de las mejores granjas eólicas que funcionan en la actualidad.

Imagina una flota de planeadores de casi 8 metros de ancho, con motor de ala fija trazando círculos en el aire a 150 kilómetros por hora, enviando un flujo constante de electricidad a la red a través de una correa de sujeción al suelo.

Los rotores del ala funcionan como propulsor y generador: cuando se lanzan, utilizan energía de reserva o almacenada para llegar a la altitud adecuada. A 1.000 pies, crean resistencia a los vientos de gran altitud y generan electricidad de la misma manera que un vehículo eléctrico genera potencia de sus frenos.

Las alas pueden permanecer en el aire con la brisa constante y su propio poder, pero una vez que la velocidad del viento desciende por debajo de nueve millas por hora, se convierten en consumidores netos de energía eléctrica, y se harán descender cuando haya baja velocidad del viento.

El futuro de la turbina eólica Makani parece brillante. Este año recibió un premio a la nnovación de $ 3 millones del programa de Energía del Departamento de ARPA-E, y $ 20 millones en fondos de capital de Google.

La compañía está desarrollando un sistema de turbina más grande para volar a 1.600 pies y producir electricidad suficiente para abastecer a 600 viviendas. Se planea lanzar un prototipo del nuevo diseño para el año 2013 y entrará en producción comercial en 2015.

 

Fuente: Gstriatum

No hay comentarios aún... ¡Se el primero en dejar una respuesta!