Si las casas saben cómo nos comportamos, mejoran su eficiencia energética

Cuando estamos en casa o en la oficina, hay acciones que hacemos de forma repetitiva cada día, y casi siempre a la misma hora: ducharnos, desayunar, llegar al despacho, poner la calefacción o el aire acondicionado,… En una instalación con sensores domóticos, se pueden ir registrando nuestras acciones de manera que el sistema “aprenda” cuáles son nuestros hábitos y adecuar los dispositivos para adelantarse a nuestras necesidades y disminuir el consumo de energía. Si tras analizar nuestro comportamiento el sistema, por ejemplo, descubre a qué temperatura acondicionamos nuestro despacho y en qué horario solemos estar, puede tomar acciones para adecuar la instalación a nuestras preferencias: subir o bajar persianas, encender o apagar el aire acondicionado, activar la ventilación, etc. Un sistema inteligente que controle una instalación domótica podría configurarse para que tomara decisiones teniendo en cuenta aspectos como el confort, la seguridad o la eficiencia energética y actuara sobre los dispositivos instalados.

Recientemente se ha presentado en la International Conferences on WEB INTELLIGENCE and INTELLIGENT AGENT TECHNOLOGY un trabajo desarrollado por la Cátedra Telefónica de la Universidad de Extremadura y el grupo Quercus SEG que consiste en un módulo de aprendizaje de comportamiento que se integra en el sistema IntelliDomo, capaz de generar reglas de actuación tras analizar las acciones realizadas en periodos de tiempo determinados.

El artículo puede descargarse desde: WAI2001-LearningIntelliDomo

 

No hay comentarios aún... ¡Se el primero en dejar una respuesta!

Dejar un Comentario

*