La importancia de la seguridad en el Internet de las Cosas

SeguridadIoTQue Internet de las Cosas ya está aquí es una evidencia, que el futuro pasa por él una certeza casi absoluta, aunque muchos escépticos ven serios problemas en la seguridad de este tipo de dispositivos debido a algunos ataques conocidos recientemente.

Cada vez tenemos más cosas que se conectan a Internet, ¿pero el IoT es lo suficientemente seguro como para entrar en nuestros hogares?

Seguro que nos os ha pasado desapercibido la tendencia que tienen los fabricantes de conectarlo todo a Internet: neveras, lavadoras, luces, termostatos… incluso están conectando nuestras camas, como ya ha hecho Samsung en el IFA 2015.

Uno de los nombres más reconocidos en dar la voz de alarma ha sido John McAfee, el conocido creador del antivirus que lleva su nombre. McAfee, que argumenta sus declaraciones en base al hackeo de una caja fuerte inteligente o una nevera inteligente, se ha pronunciado diciendo: “Estamos en una situación peligrosa con el Internet de las cosas”.

Poder controlar los electrodomésticos y los aparatos de tu casa a kilómetros de ella es un gran avance, ¿pero qué ocurrirá cuando no sólo nosotros contemos con ese acceso a nuestra casa, cuando un atacante consiga hacerse con el control de todo eso?

¿Cuál es el futuro en seguridad para el Internet de las cosas?

Lo que está claro es que conectar nuestra casa a Internet es un gran avance, pero no podemos dejar de lado la seguridad: no podemos dar nuestra privacidad a cambio de tener una casa conectada, lo ideal es encontrar un balance entre ambas cosas. Y, para conseguirlo, los fabricantes deben resolver los siguientes puntos.

  • Parar por un momento la carrera por conectarlo todo: las prisas no son buenas consejeras, y es lo que está guiando el Internet de las cosas ahora mismo. Parémonos un momento, y avancemos un poco en seguridad antes de seguir conectando hasta la tostadora.
  • Crear o adoptar un estándar seguro: de nada vale seguir mejorando en seguridad si cada empresa va a seguir yendo por su propio camino, adaptemos un estándar que vaya mejorando con el tiempo, y con el que se entiendan y comuniquen todos.
  • Crear un sistema de recompensas de seguridad junto a ese estándar: como ya hacen compañías como Google, recompensas monetarias para los investigadores que trabajen en el estándar y ayuden a hacerlo más seguro con el paso del tiempo.

Sabiendo que cada compañía utiliza sus propios sistemas para el Internet de las cosas, suena a utopía, pero parece el camino más lógico a la hora de construir un IoT seguro.

Fuente:

 

No hay comentarios aún... ¡Se el primero en dejar una respuesta!

Dejar un Comentario

*